El GPS de la estrategia de marca
By Branding, Marketing
May 13

El GPS de la estrategia de marca

El que más y el que menos tiene una idea de qué es y para qué sirve un GPS, el sistema de tecnología de posicionamiento global que sin entrar en tecnicismos se hace imprescindible para realizar todo tipo de viajes y traslados, no sólo para evitar que nos perdamos y lleguemos a destino, sino que al hacerlo lo hagamos de la manera más eficientemente posible, en un mundo cada vez más complejo y congestionado.

Y es ahí precisamente, donde ésta analogía con las estrategias de marca y de cartera de marcas calza perfectamente, para dejar en claro no sólo su relevancia estratégica para el éxito de los negocios y el marketing de las empresas y organizaciones de todo tipo y tamaño, sino fundamentalmente, para que se tome consciencia de que, si no se cuenta con una estrategia de marca, las posibilidades de desarrollo y crecimiento en el mediano y largo plazo son nulas.

Estrategia de marca no es el logotipo puesto en los productos, locales, tiendas digitales y demás puntos de contacto de la oferta con los clientes, ni tampoco lo es un nombre y un slogan. Estrategia de marca es un sistema de comunicaciones que da claridad, tanto hacia el mercado como hacia la interna de las empresas, que establece sinergias entre las diferentes líneas de productos y servicios, que aprovecha las asociaciones positivas generadas por la experiencia, que otorga relevancia frente a la competencia, que sirve como soporte para el crecimiento, potencia los activos que mejoran la rentabilidad del negocio y define los roles de cada oferta en el mercado.

Al igual que una cirugía especializada que siempre es realizada por el personal médico más avezado, la determinación y gestión de la estrategia de marca debe ser encarada de la misma manera en las empresas. Para lo cual, se hace imprescindible contar con el servicio de asesoramiento externo que únicamente puede proveer una agencia especializada en Branding. Esto lo tienen bien claro las marcas líderes en todas las categorías y segmentos de consumo, que han sabido sacar provecho desde siempre, y sin excepción alguna, a los activos de marca. Los productos y las empresas pasan, mientras que las marcas no sólo perduran, sino que también sobreviven, llegando incluso hasta resucitar.

Cada empresa y organización son únicas y es por eso que también cada estrategia de marca y de cartera también es única y específica para cada tipo de oferta y contexto socioeconómico y cultural. Definir la visión de la marca y de cartera en el espectro relacional de las mismas, su identidad visual, elementos distintivos e identidad y dimensiones como: su notoriedad, imagen, posicionamiento, reconocimiento, valor y calidad percibidos. Sus aspectos formales y legales entre otros, son esenciales para guiar las estrategias de negocios de las empresas y de desarrollo de las organizaciones, es la única manera de responder eficazmente a las necesidades y dinámicas actuales. 

Determinar si la estrategia es de marca única con descriptores, de casa de marcas en las que cada una atiende un segmento o nicho de mercado, o híbridas y combinadas. Tomar decisiones de si crear una marca madre, sub marcas, marcas respaldadas o nuevas totalmente independientes, según sean las tipologías de negocios, sector y categoría requiere, además de formación técnica profesional y especialización en Branding y en MKT Digital, del trabajo en equipo entre el personal de la empresa y el de la agencia creativa con su aporte desde una perspectiva externa.

Para que el todo sea más que la suma de las partes, las empresas deben colocar la perspectiva de la estrategia de marca por encima de las de producto, distribución y financieras.

Cuando se dispone de esa estrategia de marca de la que hablamos, la congruencia de todas las acciones paga con un accionar coherente y consistente en el tiempo, generando ese tan preciado «capital de marca», que hace que el conjunto de las asociaciones y comportamiento de consumidores, fabricantes, productores y distribuidores, genere mayores ingresos y beneficios por sobre las ofertas de productos y servicios sin marca.

El valor de marca (brand equity) se logra únicamente con el accionar de la perspectiva del mediano y largo plazo que solo ofrece la estrategia de marca y de cartera, siendo el indicador más relevante del éxito en los negocios en la actualidad. 

«Como agencia especializada en gestión de marcas, buscamos crear valor mediante la creatividad y la estrategia, ofreciendo soluciones que van más allá de la comunicación».

Rara Indie

Leave your Comment